"¿Puede el hombre hacer sus propios dioses? ¡Entonces esos dioses no son verdaderos!"
(Jeremías 16:20)

¿que significa ser "redimidos"?




"Con tu brazo has redimido a tu pueblo,
a los hijos de Jacob y de José".
(Salmo 77:15)



Un comentario de una Biblia de Estudio define así la palabra “redentor”:


"El término traducido por redentor, heb. goel, designa en primer lugar al pariente más cercano, que tenía la obligación de socorrer al miembro de su familia que había perdido su libertad o su patrimonio familiar (cf. Lv 25.47-49, y véanse Ex 6.6 n.; Rt 2.20 n.; Jer 32.7 n.). Al aplicar este vocablo al Dios de Israel, el profeta sugiere que YaHVéH rescatará a su pueblo de la esclavitud y le devolverá la tierra de la que había sido despojado. Cf. Is 54.5-8"
.


La palabra entonces tiene dos filos: uno apunta hacia la liberación de la esclavitud y otro apunta hacia la restitución de su patrimonio o de su tierra.

Generalmente reconocemos con gran énfasis en la obra redentora de Jesús/Yeshua a nuestro favor la liberación de la esclavitud del pecado. ¿Gracias a Dios/Elohim por ello?. Pero ¿qué hay de la devolución de nuestro patrimonio?. ¿Cuál es el patrimonio de los redimidos?, Dice Jeremías 23:7-8:


"Por tanto, he aquí, vienen días - declara YaHVéH -
en que no dirán más: 'Vive YaHVéH,
que hizo subirá los hijos de Israel
de la tierra de Egipto',

sino:

'Vive YaHVéH que hizo subir y trajo
a los descendientes de la casa de Israel
de la tierra del norte y de todas las tierras
adonde los había echado';

y habitarán en su propio suelo"


Aquí dice que el gran éxodo de los redimidos prometido a la “casa de Israel” - la descendencia del norteño reino de Israel en el destierro - incluye la restitución de las tierras de donde fueron echados. Echados por YaHVéH debido a su rebeldía y su infidelidad. Aquí entonces hay una restitución de un patrimonio que debemos esperar junto a la liberación de la esclavitud del pecado y de los rudimentos de este mundo.

Quienes caminamos hace ya décadas bajo la cobertura de la preciosísima sangre de nuestro Señor Jesucristo/ YeshuaHamashiaj ya asumimos nuestra liberación del pecado, a pesar de las demandas de la carne, del mundo y del Enemigo que nos acosa como león rugiente. Nos toca en estos días asumir el otro filo de nuestra redención: la devolución de – y a - las tierras desde donde fueron echados nuestros ancestros hace 2.700 años.

No será esta una devolución por las armas, ni estamos queriendo agregar otro ingrediente a las polémicas insolubles del Oriente Medio. Será una devolución que vendrá de la mano de nuestro Mesías y Salvador en su segunda venida en juicio, poder y gloria. Juicio para un mundo que perece, y poder y gloria para exaltar a su pueblo. Para hacerlo retornar a Sion. Dice Jeremías 321:12 refiriéndose al retorno de los redimidos a su tierra – el Éxodo Mayor de Israel - :


“Vendrán con gritos de gozo a lo alto de Sión
y correrán a los bienes de YaHVéH:
al pan, al vino, al aceite
y al ganado de ovejas y de vacas.
Su vida será como un huerto de riego
y nunca más tendrán dolor alguno.


Esto habla de una restitución patrimonial. Y en el Salmo 126:1-2 se nos habla de la intensa emoción de los redimidos en su retorno a Sión:


“Cuando YaHVéH,hizo volver de la cautividad a Sión,
fuimos como los que sueñan.
Entonces nuestra boca se llenó de risa
y nuestra lengua de alabanza.
Entonces decían entre las naciones:
«¡Grandes cosas ha hecho YaHVéH con estos!"
(Salmo 126:1)


Y las naciones miraran con asombro la obra de restitución prometida en la palabra Redentor. ¿Ya henos integrado estas cosas a la redención que poseemos por la Virtud de la sangre del Crucificado?

...


La Palabra llama a los redimidos “monte de Sión”, esto es "población de Sión":


“Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión...” (Hebreos 12:22)


Y en Apocalipsis 14:1 se nos da una imagen muy vívida de los redimidos vinculándolos al monte de Sión:


“Después miré, y vi que el Cordero
estaba de pie sobre el monte de Sión,
y con él ciento cuarenta y cuatro mil
que tenían el nombre de él
y el de su Padre escrito en la frente


mas adelante se nos dice que estos 144.000 son las primicias de los redimidos. Representan a los

“que fueron redimidos de entre los de la tierra” (verso 3)


***

Los redimidos y Sión están unidos de forma indisoluble. En Isaías 49:18-19 se nos habla de los redimidos como un "adorno", como un "vestido de novia" de Sión – las tierras bíblicas con centro en Jerusalem -:


“Alza tus ojos alrededor, y mira:
todos estos se han reunido, han venido a ti.
»Vivo yo, dice YaHVéH,
que de todos, como de vestidura de honra,
serás vestida; y de ellos serás adornada
como una novia.

Porque tu tierra devastada,
arruinada y desierta,
ahora será estrecha por la multitud
de los moradores, y tus destructores
serán apartados lejos”.


En donde se nos dice - además - que habrá una gran transformación en la geografía de lo que hoy puede ser identificado como Sión: una tierra desvastada y llenas de marcas de milenios de guerra que desfiguran su rostro y lo hacen atractivo para nadie

La Sión que heredaremos los redimidos estará modificada en su geografía. Llena de gloria y de hermosura y será mas extensa que las tierras que hoy ocupa el Estado de Israel. Incluirá la extensión geográfica que hoy ocupa el Estado de Israel, los llamados territorios palestinos, Líbano, Siria y parte de Jordania. A esta ampliación de Sión se refiere la Palabra en Isaías 54:2-3:


“Ensancha el sitio de tu tienda
y las cortinas de tus habitaciones
sean extendidas; no seas apocada;
alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas.

Porque te extenderás a la mano derecha
y a la mano izquierda;
tu descendencia heredará naciones
y habitará las ciudades asoladas.


En donde se nos dice que los redimidos “heredaran naciones” por pertenecer al Reino del Rey de reyes y Señor de señores como “reyes y sacerdotes”. Y a esta extensión del futuro territorio de Sion se refiere Isaias 55:25 refiriéndose al reino del ultimo David, o al "Tabernáculo de David" redivivo - el Reino de los Cielos -:

"Asimismo pondré su mano sobre el mar
y sobre los ríos su diestra".

en donde el "mar" es el Mediterráneo y "los ríos" son el Eufrates y el Tigris.



***


Mucho vamos a agregar a a estas cosas. Pero con lo que señalamos aquí queremos llamar la atención a los redimidos por la sangre del Cordero al hecho de que, además de la liberación del pecado ya efectuada por el sacrificio vicario de la cruz, les espera en el "futuro bienaventurado" un patrimonio en Sión.

Dice Isaías 35:10 refiriéndose a este portentoso retorno de los redimidos luego de la manifestación en gloria de nuestro Señor Jesucristo/YeshuaHamashiaj y la consecuente restauración y glorificación de Sión para contener la morada de Dios/Elohim con su pueblo:


“Y los redimidos por YaHVeH
volverán a Sión con alegría;
y habrá gozo perpetuo sobre sus cabezas.
Tendrán gozo y alegría,
y huirán la tristeza y el gemido”.



*******